Aparece ahorcado el autor de la muerte del panadero de Rociana.

El joven llevaba cumplidos 4 años y dos meses de internamiento de los 6 a los que fue condenado y tenía derecho a permisos de salida que se negó a utilizar.

crimen-rociana-panadero--620x349




El 3 de noviembre de 2011 aparecía en un cañaveral cercano a la carretera que une Bonares y Almonte el cuerpo sin vida de Juan Manuel Ligero, un hombre de 59 años que regentaba una panadería en el centro de Rociana del Condado (Huelva). El panadero, casado y con tres hijos, había recibido una puñalada tan fuerte en el corazón que la hoja del cuchillo se le había quedado incrustada en el pecho. También presentaba un golpe en la cabeza y otros signos de violencia.

El crimen causó gran conmoción y una enorme alarma social en esta localidad onubense, cuyo Ayuntamiento decretó dos días de luto oficial. La víctima era una persona muy conocida y querida en Rociana, donde despachaba pan desde hacía muchos años y repartía hogazas de casa en casa. Sus familiares denunciaron su desaparición unas horas antes de que agentes de la Guardia Civil localizaran su cadáver.

.


El móvil: un robo

El móvil del crimen fue un robo y el autor de la puñalada un menor, al parecer de origen rumano, que fue condenado siete meses después a seis años de internamiento en un centro de menores por un delito de homicidio. Ha cumplido sólo cuatro años y dos meses, porque su cuerpo sin vida fue encontrado ayer domingo, hacia las 6 de la madrugada, por un vigilante del centro de menores Los Alcores, situado en la localidad sevillana de Carmona.

Según fuentes cercanas a dicha institución, apareció ahorcado con la funda de la almohada de la unidad de observación donde había sido recluido esa misma tarde ante la agresividad de su comportamiento, tanto hacía sí mismo como hacia los demás.

La Consejería de Justicia e Interior de la Junta de Andalucía ha abierto una investigación para aclarar las circunstancias en las que se produjo esta muerte, según confirmaron ayer a ABC fuentes cercanas a la Administración autonómica. Hoy se le realizará la autopsia preceptiva al cadáver y sus conclusiones se remitirán a la autoridad judicial.

Fuentes cercanas al centro de menores de Carmona especulan con que la agresividad mostrada por el joven antes de poner fin a su vida podrían tener relación con su posible traslado a un centro de menores en Huelva. Cuando cometió el crimen en 2011, no existía ningún centro de menores en Huelva, razón por la cual fue ingresado en una institución de Sevilla, concretamente el centro de menores Los Alcores, donde ha venido cumpliendo la pena de seis años de internamiento a los que fue condenado.

El joven disfrutaba de permisos de salida en aplicación de la legislación vigente por el cumplimiento avanzado de su condena, pero no quiso hacer uso de ninguno de ellos, según esas mismas fuentes. Tampoco quería, al parecer, ser trasladado al centro de menores de Huelva.

Un centro con historial de fugas

El centro Los Alcores ha vivido varias fugas de internos durante la pasada década, lo que motivó cambios en su organigrama y seguridad, y episodios que podrían inspirar alguna película de acción, como el limado de barrotes por parte de un menor y el asalto en 2001 con una pistola y una escopeta que protagonizó la banda de «El Pimiento». Aquella vez se escaparon 18 menores de una tacada.

Deja un comentario.