Beatificación de Sor Dolores de Bonares (Huelva), “Desde Galilea”

Antonio Martín Carrasco, sacerdote de Bonares.

Antonio Martín Carrasco, sacerdote de Bonares.

Hace unos años, publiqué un folleto para dar a conocer la vida de SOR DOLORES BARROSO VILLASEÑOR,  titulándolo como “Vida de la Sierva de Dios Sor Dolores de Bonares”, sabiendo que su proceso de beatificación, se encontraba muy avanzado. La razón de escribirlo, es muy sencilla: mi niñez transcurrió junto a su familia y soy de los que aún vivimos y por esta  cercanía a esta familia, soy de los que más recuerdos  conservo de los muchos, que nos contaba su tía Pepa.

Quiero transcribir el mismo folleto introduciendo la novedad de su próxima BEATIFICACIÓN, por ser un honor para nuestro pueblo que una de sus hijas la veneremos como SANTA. Digo SANTA, porque así hay que entender lo que la Iglesia manifiesta en la Beatificación de un cristiano, cuya veneración se limita sólo a la Iglesia particular, donde nació, fue Bautizada, vivió o desarrolló su misión, a diferencia de una Canonización, cuya veneración se extiende a toda la Iglesia universal.

Allí donde decía Sierva de Dios, rectificaré con el título para nosotros, ya de “BEATA DOLORES DE BONARES”. Nos unimos al privilegio de los pocos pueblos de nuestra provincia que por muchos años disfrutaron de sus santos Mártires y Beatos: los hermanos Mártires de Niebla; Ayamonte con su Mártir Beato, Vicente de S. José; Moguer con el Mártir Beato Manuel, Salesiano; y Valverde Del Camino con la Beata Eusebia Palomino.



Aunque publico en el anterior folleto, un artículo aparecido en el L´OBSSERVATORE ROMANO,  con objetivo de mostrar con él,   el ambiente de persecución que motivó el martirio, está lejos de mí, ninguna insinuación política;  Ella fue Mártir de Cristo, no de la guerra. Así se ha manifestado la Comisión de Hijas de la Caridad, reunidas en Madrid, en torno a estas TESTIGOS DE LA FE y cuyo acta me ha enviado la Vicepostuladora Sor Mª Ángeles Infante, del que transcribo algunos detalles que trataron:

– Leyeron un fragmento del Papa aludiendo a la fe de los Mártires y un párrafo de la voz de nuestros obispos, donde se nos dice: La beatificación que vamos a celebrar, es una hora de gracia para la Iglesia peregrina en España y para toda la sociedad. Yo añado ¡Como no, para Bonares!

– Sobre las biografías del libro, Sor Lucrecia, dijo que como criterio en la elaboración siempre quisimos que permaneciera el testimonio de entrega de la vida por defender la fe y el perdón para quienes se la quitaron, más que la dureza y actuación de los agentes que ejecutaron acciones tan crueles. Así creemos será más fácil y fructífera la utilización de estas biografías para una acción pastoral de evangelización y crecimiento en la fe.

– Se trató de enmarcar el lugar de la Beatificación, al ser Tarragona un punto simbólico para el cristianismo en España, ya que allí se conservan las primeras actas martiriales de la península, narrando el martirio de San Fructuoso y sus dos diáconos.

– Organizar alguna peregrinación para orar ante la pila bautismal donde la Hermana fue bautizada, conectando con el Párroco del pueblo y los familiares de la Hermana Mártir.

Fueron muchos los SANTOS y Mártires, los bautizados en esa preciosa pila bautismal que veneramos en nuestra parroquia de Bonares. ¿Quién no ha oído desde siempre?: ¡Mi madre fue una santa!. Aquella muerte o enfermedad de mi padre o de mi hermano:… ¡Fue un verdadero martirio!. Pues SI, LO FUERON. Todos fueron bautizados en es PILA, que ahora recobra un gran significado al ser reconocido por la Iglesia como verdadero martirio, el de esta hija de nuestro pueblo entre la lista de Mártires de las Hijas de la Caridad, aparece la nacida en Bonares, Lo transcribo como aparece:

SOR DOLORES BARROSO VILLASEÑOR

Sor Dolores Barroso Villaseñor.

Sor Dolores Barroso Villaseñor.

Nació en Bonares (Huelva) el4 de octubre de 1896. Entró en Comunidad el 2 de diciembre de 1926. Realizó su misión como enfermera en el Asilo de Málaga y en el Hospital Psiquiátrico de Santa Isabel de Leganés. Vivió entregada de lleno a los enfermos mentales para los que tenía un don especial de comprensión, cariño y dedicación. De allí fue al martirio a los 39 años de edad. Destacó por su entrega y cariño especial a los enfermos mentales. Era persona de gran vida interior, acogedora y trasmitía a los demás su profunda confianza en Dios.

Hoy se lee numerosos comentarios sobre estos mártires.  ASÍ LEEMOS:

  • “Otro medio millar de mártires españoles serán beatificados lo mejor de nuestra Iglesia  El 27 de octubre de 2013 tendrá lugar otra beatificación de mártires de los años 30 en España: será otro medio millar de testigos del Señor que se sumarán a los mil fieles españoles cuyo martirio ya ha sido reconocido. Con esta iniciativa, enmarcada dentro del nuevo Plan pastoral de la Conferencia Episcopal Española, la Iglesia reconoce y propone como modelos de fe y de entrega a Dios a las víctimas de una de las mayores persecuciones religiosas que ha conocido la Historia. No son caídos de ninguna guerra, sino mártires de la fe: buenos amigos del Señor que constituyen el mejor modelo de fidelidad para los católicos españoles de hoy”.>>>>>

 

  • “Una nueva celebración de beatificación de mártires se está preparando ya en España. Enmarcada dentro del nuevo Plan pastoral de los obispos españoles, y con motivo de la conclusión del Año de la fe, convocado por Benedicto XVI, la Iglesia en España propone como modelo de fe y de vida lo mejor que tiene: nuestros mártires. de los años 30

 

  • En ella, serán beatificados también obispos, innumerables sacerdotes diocesanos y a cada vez más seglares. Y seguro que no van a ser los últimos. La Conferencia Episcopal Española, ha estimado en más de 10.000 fieles los que alcanzaron la palma del martirio en la persecución religiosa de 1934-1939

 

  • Ni indiferencia, ni politización. El martirio forma parte del DNI de la fe católica, y que la Iglesia en España tiene un marcado carácter martirial: «El martirio ha acompañado siempre a la Iglesia, a lo largo de toda su historia. Es un don de Dios. Por eso cuidamos la beatificación de nuestros mártires, sabiendo que, al final, siempre van a ser muy pocos los que van a ser beatificados, en comparación con todos aquellos católicos que dieron su vida a causa de la fe en aquellos años. Ha habido muchos fieles españoles que han dado su vida por Jesucristo, y esto no nos puede dejar indiferentes.

 

  • No son mártires de la Guerra Civil, sino de la persecución religiosa. «Los mártires -explica- han entregado la vida por su fe. No es una cuestión de bandos. Es verdad que ha habido una persecución religiosa, es un hecho innegable, pero hay que huir de la politización, porque no es un asunto político». Por eso, no se puede hacer de los mártires rehenes de una ideología o de otra. No son ni de izquierdas, ni de derechas y, al igual que murieron perdonando a sus enemigos, no se les puede esgrimir como argumento político, ni en un sentido ni en otro.”

Así… interminables comentarios…

DESDE GALILEA

Antonio Martín Carrasco

Sacerdote de Bonares

Nino Bravo In Memoriam en Bonares.

Suscríbete a mi canal:

Deja un comentario.