Catorce de octubre. Ayer llegó el día.

Desde Galilea

Catorce De Octubre.  Ayer Llegó El Día.

ASÍ DICE LA FORMULA DE LA BEATIFICACIÓN que pronunció el Cardenal Amato, como decreto:

En honor de la Santísima Trinidad para exaltación de la vida cristiana, con la autoridad de Nuestro Señor Jesucristo, de los santos apóstoles Pedro y Pablo y la Nuestra, después de haber reflexionado largamente, invocando muchas veces la ayuda divina y oído el parecer de nuestros hermanos en el episcopado, declaramos  BEATA a SOR DOLORES DE BONARES   y la inscribimos en el Catálogo de los Santos y establecemos que en toda la iglesia sea honrada entre los Santos. En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amen.

Antonio Martín Carrasco, sacerdote de Bonares.

Antonio Martín Carrasco, sacerdote de Bonares.

         Desde aquí sé lo que en este momento  se  habrá vivido en BONARES, por lo que he vivido yo en este 13 de Octubre ante ese <DECLARAMOS Y DEFINIMOS,> que pronunció la Iglesia en boca del Cardenal Amato y que ya nunca tendrá retroceso. En todo caso habrá un paso más, en el de su futura Canonización.

13 de Octubre momento histórico que ya fue. Cuando se repasa la reseña de los Santos y Beatos, desde hace dos milenios, te encuentras con lugares históricos unidos a los nombres de sus hijos y que no hubieran tenido la resonancia mundial que hoy tienen. Por poner ejemplos de los más recientes: … Ávila; … Alcantara;… Siena;… Bari;… etc. ¿Quién oiría en el mundo nombrar Alpandeire, si no fuese por el Beato Fr. Leopoldo?

Ya he sido testigo de lo que digo, en Nazaret. Fuí a Nazaret al Hospital Francés de San Vicente de Paul, el día 22 se Septiembre, a visitar a una persona y estaban preparando la Fiesta del Santo Titular del Hospital, que se celebraba el día 27 de ese mes. Entro en la Iglesia que tienen y me sorprende que dedican este año esa fiesta del Santo Titular del Hospital, como un Homenaje a sus Hijas que serán Beatificadas el día trece de Octubre. Me acerco a ver el panel que han puesto junto al altar y allí en la primera fila que aparece nuestra SOR DOLORES DE BONARES. Esto ha sido casual, pero en cuantas partes del mundo en al Iglesia universal con más de mil doscientos millones de católicos y veintiun mil Hermanas, Hijas de la Caridad, como fue ella, en 94 países del mundo, ¡Cuantos no habrán venerado a esta hija de Bonares!. En cuanto dije señalandola: yo soy del mismo pueblo de esta Hermana, se han sorprendido y me han invitado concelebrar  en una Misa solemne presidida por el Obispo auxiliar del Patriarca Latino de Jerusalén Mons Marcuzzo, él me conoce por las veces que ha venido al Seminario. No he podido aceptar, por coincidir con la apertura del curso del Seminario. Esto confirma todo lo que venimos diciendo. Y mi intención al contar esta anecdota es confirmarlo. En este día he estado pegado a la TV sin perderme nada.

He disfrutado con el precioso video de Raul y Lina y el último último artículo que ha publicado Cristóbal Carrasco, (no sé si el recuerda de que somos de la familia. Su abuela “mi tita Mª Luisa”, que tanto me quíso cuando niño como toda la familia lejana y cercana, ante quien consideraban el inocente que ni conoció a su padre por ser tan pequeño cuando lo destinaron tan lejos, se desbordaban de cariños). En muchas de las miles de misas celebradas, le he devuelto tantas veces ese cariño diciendole: ¡Gracias tita!

Ahora se trata de que al menos DEMOS GRACIAS SINCERAMENTE, porque esto sucede en un pueblo a lo mejor una vez en la historia. Me dijo nuestro Párroco que vendría el Sr. Obispo a la ACCIÓN DE GRACIAS de la Parroquia que es normal en estos acontecimientos, con todo el homenaje que a lo mejor el tiene preparado y que algo me comunicó, incluido la bendición de la nueva Imagen, que se venerará en nuestra Parroquia y su posible procesión.

Yo la tendré como intercesora en este último tramo de mi vida y en este servico de tanta responsabilidad al que el Señor me ha llamado en mi vejez por tantos años de experiencia sacerdotal y misionera. Hoy le digo a nuestra ya Beata Sor Dolores de Bonares, ¡Misión cumplida! Me siento contento de ser hijo de otro mártir anónimo, del que tengo la seguridad que lo fue, por lo que investigué en año 59 de todos sus pasos por Asturias y que al tener una Iglesia como cárcel durante 92 días, vivió allí su fe y la preparación para su martirio.  Sólo Dios me lo confirma en mi interior.

Y termino con un profundo agradecimiento a Dios que me ha permitido conocer y vivir estos recuerdos de mi niñez, aportando ahora un pensamiento sobre mi vejez: Invito a que nadie de mi edad o mayores pierda la alegria y la felicidad en la vejez, pese a los dolores de enfermedades o sufrimientos que todos vivimos. Yo me digo a mí mismo, que si me ofrecieran de nuevo vivir la misma vida, la volvería a vivir desde el principio hasta el final en todo, hasta con los muchos sufrimientos que no pueden faltar, ni me han faltado y que se han convertido por la fe, en esa alegría y felicidad que ahora vivo.

Este último acontecimiento, es como un epílogo o broche de oro hacia la última y definitiva alegría que pronto me espera. Por eso le ruego: ¡Beata Sor Dolores, ruega por mí que te invoco, ya bendita hija de mi pueblo, desde este Santo Monte de las Bienaventuranzas, para que un día pueda gozar contigo de la alegría y felicidad eternas!.

 DESDE GALILEA

Antonio Martín Carrasco

Sacerdote de Bonares

Deja un comentario.