Despropósito Nacional.

Despropósito Nacional.

Juan Coronel Martín

Juan Coronel Martín

En estos días estamos viendo como el gobierno del Partido Popular que dirige el país, en una decisión sin precedente, ha iniciado una “reforma” de la administración local a expensa de lo que finalmente decida el Congreso de los Diputados donde tienen la mayoría absoluta y por lo tanto puede aprobarla si se empeña. Reforma esta que de seguir adelante como está iniciada, afectará en gran medida y de forma negativa a los Ayuntamientos, Mancomunidades, Consorcios y Diputaciones.

Sin descartar que las instituciones citadas han de  realizar cambios que permitan su adaptación a las circunstancias y necesidades que actualmente demanda la población, estas de llevarse a cabo habría de hacerse a través de un amplio consenso entre las distintas fuerzas políticas que nos representa, así como contando con la participación de las entidades afectadas.

Para más inri el hecho se produce ahora cuando a nivel de Andalucía, el Gobierno de la Junta pretende dotar de  mayores transferencias-competencia a los entes locales y  supramunicipales.

Sin lugar a dudas si el gobierno del Sr. Rajoy y Partido Popular que lo sostiene no rectifican, realizaran lo que se llama “una gran cacicada” de amplia incidencia y repercusión negativas en los ciudadanos.

Con esta medida este gobierno parece que disfruta pisándole el callo a la mayoría de los españoles, demostrando con ello un despotismo como  otras veces ha utilizado, olvidando aquello que nos decía antes de  las elecciones que les llevó al poder, cuando decían que ellos tenían respuestas viables a todos los problemas que teníamos planteado los españoles. Cuanto ha variado de lo dicho a lo que hacen.

Por lo que hasta ahora conocemos, parece tan inviable la iniciativa que  hasta Ayuntamientos gobernados por el Partido Popular se oponen a la misma, lo cual a su vez demuestra que la medida la han adoptado unos cuantos y a los demás correligionarios solo les queda acatarla.

Antes de adoptar decisiones de este calado deberían  reconocer que el municipalismo ha sido y lo sigue siendo el pariente pobre de las distintas administraciones, necesitado de mayores  competencias y cobertura económica  que la que actualmente percibe, para realizar la importante labor de administración más cercana a los ciudadanos.

Durante estos años de democracia municipal aun admitiendo errores, corrupciones, indecisiones, actuaciones inadecuadas y otras, desde la administración local se ha realizado una amplia a la vez que positiva  labor que a la vista  está, cambiando por completo la fisonomía de nuestros pueblos, comarcas y ciudades. Todo ello contando con la anulación primero, y reducción final por  parte del gobierno del Sr. Aznar  del Impuesto de Actividades Económicas( I.A.E), la injusta Participación en los Ingresos del Estado la conocida como P.I.E., la aún  escasa ayuda recibida del Fondo de Nivelación de Gastos de la Junta de Andalucía etc.

Este hecho ha propiciado que los  Ayuntamientos y demás entes supramunicipales a veces se hayan endeudado en demasía  para prestar servicios que no son de su competencia, pero  que la  mayor de las veces se han visto obligados a prestar, sin dejar de reconocer también  que en muchos casos las deudas  se deben a una mala administración.

Reforma A. Local Consejo Ministros

Reforma A. Local Consejo Ministros

Aun así a pesar de los problemas propios y añadidos el municipalismo ha demostrado su buena gestión, contribuyendo en buena medida a la implantación y realce de nuestro Estado del Bienestar.

Al mismo tiempo pienso que este gobierno debería ser menos arrogante y consultar y escuchar el pronunciamiento de los 8.116 municipios y 1.026 mancomunidades afectadas, antes de imponer una Ley como la que pretende donde entre otras cosas  recorta  autonomía, número de Ayuntamientos, y número de representantes (concejales), financiación, empleo público, remuneraciones y otras.

Está demostrado que funciona mejor la administración cuando la misma está cerca de los ciudadanos. Porqué entonces se pretende alejarla.

Por el contrario se pretende reforzar el papel de las Diputaciones que, está demostrando que no es capaz de ofrecer  en condiciones adecuadas, los servicios que demanda la población.

¿Qué se busca entonces con esta iniciativa unilateral? Creemos que se busca volver al sistema centralista de antes de la democracia municipal, de control total de entidades locales y supramunicipales, además de privatizar los servicios que estos prestan, con el argumento de que de esta forma son más barato para los vecinos cuando está de sobra demostrado que suelen ser más caro y de peor calidad que a través de la gestión pública.

Con respecto a Andalucía tampoco le vale al gobierno de Rajoy, otro de los argumentos que utilizan como es reducir el número de Ayuntamientos y Mancomunidades existente, ya que solo las provincias de Salamanca y Burgos tienen más Ayuntamientos que nuestra Comunidad Autónoma.

Por todo ello se trata de una decisión adoptada a la ligera, sin base razonable que lo justifique, que no va ha beneficiar a la mayoría de los ciudadanos y todo ello de espalda a los afectados.

Con esta forma de proceder este gobierno olvida que la base de nuestra democracia está en las administraciones inferiores como son los Ayuntamientos, Mancomunidades, Consorcios etc. Y desde esta se construye la pirámide que la representa.

Cabe por lo tanto preguntarse cuando y como se respeta los principios democráticos de igualdad y solidaridad con lo más débiles y necesitados si este gobierno opta por marginarlos y despreciarlos.

Desde luego las cosas que ocurren en nuestro país cuesta verlas en otros países  y así nos va.

Juan Coronel Martín

Deja un comentario.