La energía que se consume en la UE representa el 16% del total.

En España la evolución se ha mantenido similar a la media europea, pasando del 8,3% en 2004 al 16,2% en el 2014, lo que aún deja al país margen de mejora hasta alcanzar su objetivo del 20% en 2020.

renovables

En la década de 2004 a 2014, la cuota de energía procedente de fuentes renovables supuso un aumentó hasta casi doblarse.

En España la evolución se ha mantenido similar a la media europea, pasando del 8,3% en 2004 al 16,2% en el 2014, lo que aún deja al país margen de mejora hasta alcanzar su objetivo del 20% en 2020. Uno de cada tres socios comunitarios han cumplido ya sus previsiones  para 2020.

En Francia, que  es el país que más lejos se encuentra de su objetivo, con 8,7 puntos porcentuales (23% y 14,3%). Seguida de Holanda, con una diferencia de 8,5 puntos (14% y 5,5%) detrás  Irlanda, con un desfase de 7,4 puntos (16% y 8,6%). En motor económico europeo, Alemania, en 2014 se encontraba también por debajo de la media europea en renovables, ya que un 13,8% de la energía que utilizaban los consumidores era verde (frente a su objetivo del 18% para 2020). la principal economía fuera del euro, Reino Unido, presentaba una tasa del 7%  menos de la mitad de su meta del 15%.

Objetivos nacionales muy dispares:

De cara al año  2020, no todos los países tienen los mismos objetivos. Por ejemplo, España tiene un objetivo a alcanzar de forma  individual del 20%, mientras que Suecia se ha planteado el reto de llegar al menos al  49% del total.

Por eso hay países que ya han alcanzado sus objetivos como por ejemplo Finlandia, que se había propuesto llegar al 38% y ya lo ha conseguido o Suecia que lo supera. Otros se fijaron objetivos poco ambiciosos y ni aun así puede que lo logren, como es el caso de Irlanda (17%), Reino Unido (16%) o Países Bajos (15%), que están muy lejos de llegar a sus escasos porcentajes.

En referencia a 2014, los países que ya han alcanzado sus objetivos hasta 2020 son Bulgaria, República Checa, Estonia, Croacia, Italia, Lituania, Rumanía, Finlandia y Suecia, mientras que Dinamarca y Austria están a apenas un punto porcentual de lograrlo.    En el lado apuesto destaca Francia, que se encuentra a 8,7 puntos de su objetivo y que es el país más rezagado, por delante de Países Bajos, a 8,5 puntos de su objetivo, o Reino Unido, a 8 puntos.  España está a 3,8 puntos del 20%.

Esto, sin embargo, deja solo seis años a los Veintiocho para lograr cumplir con el compromiso que se marcaron de llegar a que un 20 % del total de energía consumida en 2020 fuera renovable, que en 2030 está previsto que  deberá alcanzar un 27%.

Un tercio de los socios comunitarios han cumplido ya sus objetivos para 2020, según destacó Eurostat. Se trata de Bulgaria, República Checa, Estonia,  Croacia, Italia,Lituania,Rumanía, Finlandia y Suecia.

El peso de las renovables sobre el consumo final de energía en los Estados miembros se sitúa en el 16%, mientras que en España este porcentaje se encuentra dos décimas por encima de la media europea. No obstante, el incremento del uso de renovables en España ha ido reduciéndose  año por año en un 0,1% del total, entre los años 2012 y 2014.

Sin embargo, tras el recorte retributivo, la reforma energética, el parón de los años 2014 y 2015 y la falta de un calendario de subastas para nuevas instalaciones se vislumbra complicado alcanzar el 20% en cuatro años.

Comments are closed.