La marca Bonafrú vuelve con fuerza al terreno de juego.

La cooperativa de Bonares Bonafrú acudió a Fruit Logista en su objetivo de volver a posicionarse con su propio marchamo en los mercados europeos. Como nos afirma su presidente, Manuel Limón.

"bonafru bonares"

Diego Barriga Gerente de Bonafru

 "bonafru"

"bonafru"

Manuel Limón presidente de Bonafrú.

Poco después de haber retomado la actividad comercial de forma independiente, la firma Bonafrú ha experimentado un crecimiento en el número de socios, lo que viene a demostrar la confianza que transmite su marca para los agricultores de la zona. En este sentido, han experimentado un aumento de su superficie de cultivo, tanto en fresa como en frambuesa, lo que sumado al arándano, les lleva a alcanzar las 350 hectáreas. Este crecimiento en la superficie significa que esperan, en principio, un mayor volumen de producción para este ejercicio con respecto al anterior, donde obtuvieron 1.400 Tn de frambuesa, 6.500 Tn de fresa y 120 Tn de arándano.

“En la pasada campaña el buen desarrollo de la frambuesa vino a compensar el mal comportamiento de la fresa en los mercados”, comenta el presidente de la cooperativa, Manuel Limón. Para este ejercicio, la frambuesa está destacando de nuevo sobre la fresa, la cual está padeciendo un desajuste entre la oferta y la demanda porque el clima de los mercados de destino no acompaña.

En cuanto a reparto de variedades, destaca Lyon en frambuesa y en fresa el cultivo se distribuye en un 50% Primoris, un 20% San Andreas y el 30% el resto (Benicia, Sabrina, Antilla y Fortuna). En otros cultivos, la firma está ampliando las plantaciones de arándanos y tiene previsto volver a producir mora.

La firma comercializará esta campaña berries con residuo cero.

El objetivo de Bonafrú este año es la reestructuración de la entidad y ganarse la confianza de los clientes. “Queremos volver a poner en valor nuestra marca propia tras haber trabajado durante 10 años bajo el sello de una empresa comercializadora, y convertirnos, de nuevo, en un referente en berries”, señala Limón.

Compromiso medioambiental

La cooperativa ha dado un paso más en cuanto a seguridad alimentaria se refiere. Y es que más allá de disponer del 100% de su cultivo bajo métodos de producción integrada, Bonafrú lleva cuatro años haciendo pruebas para obtener residuo cero en su fruta, que este año será comercial. “Los agricultores han podido constatar que este sistema ni reduce la producción ni la calidad, y sin embargo supone un importante valor añadido, que desde luego se hace patente en los mercados”, señala el presidente. Las perspectivas son ir aumentando en función de los resultados de esta campaña.

Deja un comentario.