Llegó el agua, pero no para todos, unas 360 hectáreas se quedan fuera y no reciben el agua del trasvase.

En el limbo administrativo quedan ahora 360 hectáreas que están reconocidas por el POTAD, la Ley Forestal del 92 y el Plan Especial de la Corona norte de Doñana, e incluso han recibido concesiones de riego, los agricultores afectados han quedado perplejos despues de recibir la noticia.

regantes del condado



clausura de pozos en Doñana

Pozo clausurado, zona de los Llanos.

El pasado mes de agosto se formalizó la llegada del agua superficial proveniente del trasvase de 4,99 hm3 al Condado. Cerca de 400 hectáreas de berries ya están usando este agua; sin embargo, 360 hectáreas quedaron en un limbo administrativo, necesitando ser desbloqueadas para ser incluidas en los beneficiados por esta infraestructura. Llegó el agua, pero no para todos. El pasado mes de agosto se  anunció la llegada del agua superficial al Condado, proveniente del trasvase de 4,99 hm3, unas obras que finalizaron en octubre de 2015.

La Comunidad de Regantes El Fresno recibió la esperada agua superficial sólo para parte de los beneficiados por esta infraestructura hidráulica, cerca de 400 hectáreas de cultivo. A pesar de la alegría inicial, el proyecto no beneficia a todos los que, a priori, estaban incluidos en él. Un total de 360 hectáreas están pendientes de ser desbloqueadas y contar con una modificación de la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) que les permita recibir los recursos hídricos. Esta DIA fue aprobada en octubre de 2013 y choca frontalmente con algunos de los aspectos que recoge el Plan Especial de la Corona norte de Doñana, aprobado en diciembre de 2014. En el limbo administrativo quedan ahora 360 hectáreas que están reconocidas por el POTAD, la Ley Forestal del 92 y el Plan Especial de la Corona norte de Doñana, e incluso han recibido concesiones de riego.

La Comunidad, la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), la Sociedad Estatal de Infraestructuras Agrarias (Seiasa) y la demarcación Hidrográfica del Tinto, Odiel y Piedras han comenzado la clausura de pozos, estando previsto cerrarse, de forma paulatina, casi 300 pozos en las hectáreas a las que ha llegado el agua.

.



Este es, según ha explicado el presidente de la Comunidad de Regantes El Fresno, Ángel Gorostidi, “el comienzo de una revolución hídrica en el Condado, que contará con una infraestructura propia del siglo XXI, que permite continuar con la actividad agrícola y respetar el entorno medioambiental”. El presidente del Fresno ha recordado que el sector “está cumpliendo con las exigencias que se incluían en la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) del trasvase que indicaba que cuando llegara el agua superficial se irían cerrando paulatinamente las captaciones de agua subterránea”.

Por otro lado, ha asegurado que, “aunque se trata de una buena noticia y es un hito para esta Comunidad, no podemos olvidar que aún hay 360 hectáreas pendientes de ser desbloqueadas y contar con una modificación de la DIA que les permita recibir el agua”. Con la llegada de agua a estas hectáreas se cerrarían 120 pozos más por parte de la CHG, y diez más, del Tinto, Odiel y Piedras. Este agua superficial llega justo en los inicios de una nueva campaña de frutos rojos en el Condado, “no podemos alargar la situación de dificultad que viven estas explotaciones que aún esperan que se solucione el problema cuanto antes para poder desarrollar una nueva campaña con garantías”. Además, ha recordado que han sido los propios agricultores los que han abonado parte del coste de esta infraestructura. Si el agua no llega para todos ellos, “tendrá un sobrecoste importante para El Fresno, que tendrá que devolver”.

Deja un comentario.