Los niños bielorrusos disfrutan de la piscina municipal de Bonares.

En concreto son 24 niños los que disfrutan de este programa de acogida temporal, enmarcado dentro de un plan de sanación. Tanto es así, que la próxima visita que tiene prevista la asociación es al odontólogo y al oftalmólogo.

asnia piscina de Bonares

 

paella asnia en BonaresLa piscina municipal de Bonares ha sido, un año más, el lugar elegido por ASNIA para pasar un día de convivencia. Paella y una merienda, gentileza del ayuntamiento, como complemento ideal a los baños para paliar el sofocante calor que azota estos días de verano.

La Concejalía de Bienestar Social del Ayuntamiento de Bonares, ha organizado una tarde de convivencia en las instalaciones de la piscina municipal, con niños y niñas bielorrus@s que vienen a través de Asnia a pasar sus vacaciones en un entorno saludable para facilitarle la recuperación en parte, del daño que le produce la constante radiación causada por el accidente en la central nuclear de Chernobil y que padecen en su hogares de origen.

En concreto son 24 niños los que disfrutan de este programa de acogida temporal, enmarcado dentro de un plan de sanación. Tanto es así, que la próxima visita que tiene prevista la asociación es al odontólogo y al oftalmólogo.



merienda asnia piscina bonares

El concejal de bienestar social Juan de Dios Jaén indicó que Junto a las familias de acogida hemos pasado un buen rato, es muy gratificante contagiarse de la solidaridad de estas familias, de la ilusión de su directiva con Nieves Sanchez Venega y Fernando Velo a la cabeza, y como no de alegría de niños y niñas bielorrus@s totalmente integrados juntos con sus padres, madres, hermanos y hermanas de acogida.

Desde el Ayuntamiento de Bonares estamos orgullosos de poder colaborar con este colectivo, promoviendo la Cooperación Internacional, para poder en la medida de lo posible allanar los caminos abruptos que otras personas tienen que afrontar por haber nacido en lugares más desfavorecidos debido a distintas circunstancias.

Por delante, muchos días de diversión y de visitas por toda la provincia, pero sobre todo, de disfrute de sus familias de acogida, esas que año tras año ofrecen todo a unos niños que no tienen nada.

Deja un comentario.