Nuestro País. Artículo de Juan Coronel.

"juan coronel"

Nuestro País.

Una vez más me pongo a escribir unas líneas sobre la situación social y económica que atraviesa nuestro país.

"crisis españa"A nivel general estamos viendo cómo pasan los meses y  hasta los años y las derivaciones drásticas relacionadas con la crisis que padecemos, en vez de corregirse se agrava cada vez más.

El deterioro está alcanzando una dimensión que hasta hace poco costaba admitir que esto pudiera ser así y sin embargo aquí lo tenemos causando estragos entre la población, sobre todo entre las personas de menor disposición de recursos.

Como muestra de ello está la cada vez mayor deuda pública, el más que elevado déficit del Estado, la aún alta prima de riesgo, el más que alto fraude fiscal que existe, el insostenible índice de paro que soportamos, el cierre de gran cantidad de pequeñas empresas y autónomos, y otras, está presente y causando innumerables problemas a los españoles.

Esta es a groso modo la línea  de actuación del actual gobierno del país,  del que hay que recordar que previo a las últimas elecciones generales decía y afirmaba una y otra vez, que tenía  la solución a los problemas que entonces padecíamos. Que  apenas llegaran al gobierno la situación cambiaría, lo cual es cierto que ha sucedido pero para peor, ya que se ha limitado a privatizar  los beneficios  y socializar las pérdidas.

Hasta ahora este gobierno de la derecha que administra nuestros recursos, viene demostrando una amplia incompetencia, a la vez que se sirve de la actuación del anterior gobierno socialista al cual culpa de todos los males que padecemos como excusa.

Lo que no dice la derecha gobernante es que los electores españoles ya decidieron retirarle la confianza por las últimas medidas adoptadas al gobierno del Zapatero, a lo cual también contribuyó la promesa de solución ofrecida por Rajoy y su partido. Si Zapatero y su gobierno en el tramo final de su segundo mandato, hubiesen mantenido la línea de actuación que hasta entonces llevó a cabo, está más que claro que la derecha no hubiese ganado las elecciones.

Luego, que se dejen ya de argumentar la herencia recibida del anterior gobierno socialista, para justificar su actual forma de gobernar dos años después de acceder al cargo, donde la situación está  mucho peor que la recibieron y lo que parece aún más preocupante y es que no  se ve indicios para la recuperación, culpando también ahora de los hechos a la crisis internacional que  nos afecta y también antes nos afectaba o no.

Para los que su autodefinían “salvadores” todo valía y vale ahora para justificar su hasta ahora negativa forma de gobernar durante "crisis"este bienio.

En estos dos años de gobierno la derecha ha cuidado, mejor dicho “protegido” a los poderosos, a los que más tienen y obtienen frente a los más débiles, necesitados y clase media baja que demuestra que les preocupa poco.

Muestra de ello está también el alto nivel de desempleo existente sobre 6.000.000 de personas próximo al 26%  de la población activa, con un incremento de unos 600.000 parados que cuando recibieron la “herencia” como ellos le llaman, aún contando con su cacareada reforma laboral, que hasta que no se demuestre lo contrario solo ha servido para destruir empleo y crear condiciones de trabajos deplorables. Dice también que las medidas laborales las ha adoptado para facilitar la competitividad de las empresas de cara al exterior. De seguir así llegará un día en el que los trabajadores irán al trabajo por la comida y poco más como antes a veces ocurría.

En esta línea de recortar derechos conseguidos tras  muchos años de esfuerzos, reduce el poder adquisitivo de los pensionistas, la protección a los desempleados, recorta la ayuda a las becas y educación en general, privatiza hospitales, retira medicamentos y anula concursos para el ahorro de sus costes, además de implantar un copago criticado por los ciudadanos, no establece leyes y normas adecuadas contra los desahucios con el drama que esto supone, reduce ampliamente el apoyo a la cultura, dificulta la  labor de los pequeños empresarios y autónomos, pretende aprobar una Ley de Bases de Régimen Local sin consenso y recortar aún más la modesta autonomía municipal  y un largo etc. Forma de proceder que no es de extrañar viniendo de una derecha que no cree en la justicia social.

En este caso cabe aplicarle la célebre frase de “Por sus hechos le conoceréis” y  recordarle también que en política lo que cuenta son los hechos y no los dichos.

Como puede apreciarse cabe preguntarse si hay quien actúe de forma más negativa para los intereses de la mayoría de los españoles en menos tiempo, como lo está haciendo este gobierno.

También para justificar y mantener esta llamémosle lamentable forma de gobernar dice que lo  hace presionado por el F.M.I, O.C.D.E, Banco Central Europeo, Alemania. C.E.O.E y otros. Donde queda entonces la capacidad de maniobra de este gobierno, cuando tanto criticaba al socialista por su falta de autonomía.

Puesto a ceder porque no lo hace a las peticiones e indicaciones de los pequeños empresarios y autónomos  que están al límite, representación de los sindicatos europeos y españoles, de asociaciones diversas de España y del exterior y otras que le piden un cambio de rumbo antes de que la situación se haga irreversible.

Está demostrado que este gobierno del Partido Popular afectado también por casos de presunta corrupción, solo se muestra sensible a las demandas de los bancos y muestra de ello está el elevado rescate avalado, y de la cúpula empresarial. Todo lo demás hasta ahora demuestra que le preocupa poco. Si bien a menudo suele decir todo lo contrario por si algunos pican y se lo creen.

De seguir con este ritmo de destrucción del Estado de Bienestar que tantos años y trabajo costó conseguir, pronto estaremos en el lugar que España ocupaba, ante de la restauración de la democracia en nuestro país, retrocediendo treinta y seis años en un solo mandato. Bienestar este que costará de nuevo sudor y lágrimas volverlo a conseguir. Demasiado precio este para aceptarlo sin más.

Juan Coronel Martín.

Deja un comentario.