Operación de la Guardia Civil en Moguer contra la inmigración ilegal.

La intervención realizada en el núcleo urbano de Moguer por un buen número de agentes de la Guardia Civil, incluido medios aéreos, ha levantado un importante revuelo entre los vecinos,






La Guardia Civil ha puesto en marcha en la tarde de este martes en el municipio onubense de Moguer una operación contra la inmigración ilegal, que continúa abierta y sin que por el momento se hayan dado a conocer el número de posibles detenidos ni más detalles de la investigación.

Así, el alcalde de la localidad onubense, Gustavo Cuéllar, ha indicado que el Instituto Armado ha desarrollado toda la operación, en la que llevan “meses trabajando”, con “sigilo”. Además ha resaltado que se trata de una intervención de la Benemérita contra las personas que “utilizan para hacer caja” a otros seres humanos que introducen en este país procedentes de lugares donde la situación es muy difícil.

La intervención realizada en el núcleo urbano de Moguer por un buen número de agentes de la Guardia Civil, incluido medios aéreos, ha levantado un importante revuelo entre los vecinos, por ello desde el Ayuntamiento se ha informado de que la operación, que continúa abierta, no tiene relación alguna con el terrorismo yihadista.
Este dado ha sido corroborado a Europa Press por fuentes cercanas a la investigación, que también han indicado que la investigación podría abarcar otras provincias del territorio nacional.

EL AYUNTAMIENTO DE MOGUER INFORMA.

Que, tras comprobaciones oficiales realizadas con la Guardia Civil, el operativo de seguridad que ha tenido lugar a lo largo de la mañana de hoy en Moguer, ha sido contra la inmigración ilegal. La Guardia Civil lleva trabajando algún tiempo en la búsqueda de redes de tráfico de inmigración ilegal que aprovechan la situación de necesidad de muchas personas para obtener beneficios.

Todo rumor sobre células terroristas, armas o drogas es absolutamente falso. Por ello, no existe motivo de ningún tipo de alarma social. La operación efectuada se ha centrado única y exclusivamente en la localización de miembros de las bandas que introducen de manera ilegal en el país a personas procedentes de otras nacionalidades.
El ayuntamiento de Moguer quiere agradecer a los efectivos de la Guardia Civil la buena labor realizada por la seguridad de todos y todas.

.



Detenidas 16 personas en Huelva y Cádiz por favorecer la llegada de 300 inmigrantes de forma irregular.

La Guardia Civil de Huelva ha desarticulado una organización criminal dedicada al traslado de inmigrantes procedentes de Marruecos hasta las costas de Cádiz, donde eran secuestrados y trasladados a pisos en la provincia de Huelva, en los que permanecían retenidos mientras extorsionaban a las familias en su país de origen, reclamando un pago por su libertad.

En el marco de la ‘Operación Yaravi’, que se inició el pasado octubre, han sido detenidos hasta el momento un total de 16 integrantes de la red – de nacionalidad marroquí- en dos fases, la última en la jornada de ayer, con ocho arrestos y seis registros (uno en Huelva capital y otros cinco en Moguer), y se calcula que las víctimas del grupo criminal durante los meses en los que la Guardia Civil ha estado investigando ronda las 350 personas, entre las que se encuentran mujeres y niños.

Los detalles del operativo – que continúa abierto- lo han dado a conocer este miércoles la subdelegada del Gobierno en Huelva, María Asunción Grávalos, y el jefe de la Comandancia, Ezequiel Romero.

La organización se distribuía el traslado de los inmigrantes en varias escalas, de modo que un primer grupo se encargaba del transporte de las personas, a través de pateras o embarcaciones neumáticas sin condiciones de seguridad. En cada uno de los viajes se traía entre 35 y 45 personas y, al arribar a la costa, otro grupo se encargaba de recogerlos y trasladarlos hasta los pisos, en la provincia de Huelva, donde permanecían secuestrados tras retirarles sus pertenencias (dinero y documentación).

El grupo criminal entraba en contacto con las familias para exigirles dinero a cambio de la liberación de las víctimas más allá del importe comprometido, de unos 1.200 euros, con lo que se les extorsionaba con que permanecerían secuestrados si no abonaban además entre 350 y 700 euros.

En ocasiones, se aprovechaba además para traficar con hachís, interviniendo en estos meses 132 kilos de esta droga, y dinero en metálico en los registros (16.400 euros).

Deja un comentario.