Nota de prensa del PP-Bonares.

"Partido Popular de Bonares"

EL ALCALDE DE BONARES PIERDE LOS NERVIOS EN LA SESION PLENARIA

En la tarde-noche de ayer jueves 29 se celebró una sesión plenaria en el Ayuntamiento de Bonares, sesión que estuvo marcada por la irascibilidad del primer edil que mostró un nerviosismo y una actitud por momentos incontrolada que estaba fuera de lugar.

Fueron continuos y constantes los aspavientos hacia el portavoz popular y conforme avanzaba la sesión iba en aumento esa actitud, dejando perlas por el camino que lo dejan a un nivel impropio del Presidente de la Corporación.

Directamente y sin venir a cuento, cortando incluso la intervención que estaba haciendo otro concejal,  acusó a nuestro concejal Manolo Garrido de estar grabando la sesión. Creerá el ladrón que todos son de su condición, ya que el único concejal que ha grabado en el Pleno en toda la legislatura ha sido el propio Alcalde, que mandó al Primer Teniente de Alcalde a grabar su intervención en la exposición de los presupuestos, todo con el objetivo de su propio autobombo y el narcisismo que le puede. La cara que se le quedó al comprobar que nadie estaba grabando nada lo decía todo.

Igualmente amenazó al portavoz con “tomar medidas disciplinarias” contra él, sólo por expresar la opinión del grupo libremente. Se ve que al señorito no le gusta que le digan las cosas claras.

Después de que en cada tema tratado soltara alguna “perla”, propia de su estilo dicho sea de paso, al final del pleno se descubrió el por qué de tanta rabia contenida y es que la denuncia que el Grupo Popular va a presentar en los Juzgados por el hartazgo de saltos a la torera de las normas más básicas de funcionamiento a la que nos tiene lamentablemente acostumbrados este señor, le está escociendo especialmente y por ello trata de amedrentarnos de cualquier forma.

Para colmo y vergüenza de su desesperación, nos amenazó incluso con una denuncia si no retirábamos las vallas publicitarias que quedan de las elecciones de mayo, pero un despiste por la ofuscación, reveló su manera de actuar: dijo que la denuncia la haría el PSOE contra el PP-Bonares, y, sin darse cuenta, mostró un Informe de la Policía Local que él había solicitado sobre las vallas. Y nosotros nos preguntamos: ¿Es qué la Policía Local está para el servicio partidista del PSOE? ¿Podremos pedir el resto de formaciones políticas informes a la Policía Local cuando nos interese? Puede ser un delito flagrante utilizar los recursos públicos para intereses particulares o partidistas.

Como continuación de su actitud amenazó al Portavoz Popular al referirse éste al informe que la Policía Local ha redactado acerca de la entrega de las citaciones para el pleno del mes de junio, que es objeto de la denuncia que vamos a interponer en los juzgados.

Esta actitud desafiante, esta pérdida de papeles, esta demostración de nerviosismo no hace más que afianzarnos en la idea de que estamos en el camino correcto de usar todos los medios legales a nuestro alcance para ponerlo en su sitio.

Cuando el partido que gobierna se dedica a “hacer oposición a la oposición” demuestra que está entrando en una deriva que le lleva hasta su propio ocaso, es el principio del fin.

Quien gobierna debe dedicarse a gobernar, ha resolver los muchos problemas de los bonariegos.