Recortes.

Sebastian Pérez Coronel.

Pues se acabó. Pensábamos que vivíamos en un país gobernado por políticos, mejores o peores, de uno u otro signo, pero al parecer nuestro futuro se decide en un despacho en Alemania.

Los mineros se echan a la calle para reivindicar lo que es suyo, lo que les pertenece y está pactado de antemano. El Gobierno se niega a recibirlo y hace caso omiso a sus reivindicaciones, mientras que en la región del Ruht de Alemania, zona minera, las minas se reabren a base de subvenciones otorgadas por la Unión Europea.

El mismo día que se les niega a estos exponentes máximos del proletariado la subvención concedida, se aprueba una reforma impositiva de las más crueles de la democracia de España, junto con un recorte salarial de los funcionarios, concretamente anulando la paga extraordinaria de Navidad, así como la anulación de parte de las concejalías, hasta en un 30 % de concejales y la reducción de la prestación por desempleo en un 10%.

Vamos por partes y analizaremos la situación, desde mi punto de vista, claro está.

La subida del IVA no es necesaria, no lo digo yo, sino Paul Krugman, Premio Nobel de Economía. Subir el tipo impositivo supone una disminución del gasto de las familias, las empresas y las inversiones. Con lo que nos lleva de nuevo a otra recesión económica, esta vez, impuesta desde Europa por aceptar el dinero para salvar Bancos que han jugado con el dinero de todos nosotros. Si disminuye el consumo, las empresas producen menos, al producir y vender menos, no necesitan tantos trabajadores, por lo que aumenta el paro… es un bucle de destrucción.

Al Gobierno le pediría que se pusiera en la situación de un padre de familia, que se levanta cada mañana a las 6 de la mañana para buscar un trabajo, “de lo que sea”, y mantiene a su familia con la ayuda de 400 € que le queda. Reducir esta prestación es un crimen contra la conciencia social y colectiva por la que lucharon tantos y tantos. La prestación por desempleo, se retribuye en la nómina de los trabajadores durante el tiempo que están cotizando, por lo que no es una ayuda ni una miseria, es su propio dinero.

Al sector público, a los funcionarios, le quitan la paga extra de navidad. Me parece demencial atacar  a este sector que ya se ve demasiado afectado por su recorte salarial, primero del 5% y  posteriormente del 7%. Queda claro que este Gobierno no cree en el estado público que queda recogido en la Constitución.

Reducir las concejalías, estoy en desacuerdo, la política se hace cara a cara, en el día a día, y son los concejales de los pequeños municipios  los que día a día son conscientes de los problemas de la ciudadanía, poniendo en mayor o menor medida solución a ellos y quitando deshonrosas excepciones.

Sin embargo, algo que ocultan, es que se alegran, por lo que se escucha de que un Alcalde del PP pueda tener doble sueldo en el Parlamento Andaluz…

Pero bueno…ya lo decía la hija de un imputado en corrupción… “QUE SE JODAN”

Deja un comentario.