Responsabilidad en la gestión pública.

juancoronel

En estos tiempos los medios de comunicación nos informa más veces de lo habitual de  llamémosle “anomalías económicas” en la gestión de las administraciones públicas.

Ayuntamiento de Bonares

El Ayuntamiento de Bonares.

Esto viene ocurriendo en Ayuntamientos, Mancomunidades, Consorcios, Diputaciones, Autonomías, Administración Central, Unión Europea etc., de todos los colores políticos.

Todo ello aún reconociendo la necesidad de una mayor financiación para algunos de estos entes como ocurre con los Ayuntamientos.

A menudo vemos como dirigentes  de tales instituciones no tienen presente el sentido de la realidad económica  y responsabilidad que los ciudadanos hemos puesto en ellos y siglas a las que pertenecen para que nos gestione de forma honesta, eficaz, clara y responsable los asuntos que nos afectan.

Las personas que así actúan unas  veces por intereses personales, partidistas, de grupos de presión y otras, olvidan la confianza de los ciudadanos, realizando actuaciones poco correctas, de dudosa aplicación etc., para conseguir objetivos pocos convincentes, realizar actuaciones y otras a las que posteriormente no pueden hacerle frente, dejando a salvo iniciativas de emergencias las cuales hay que atender  como sea.

Afortunadamente frente a esta deplorable  forma de proceder existe otra donde la mayoría de los dirigentes públicos actúan  con sentido de la responsabilidad en la gestión de los intereses comunes encomendados.

En  esta línea y en el ámbito de la administración local se sitúa junto a otras, el Ayuntamiento de Bonares, el cual viene demostrando hasta el presente una trayectoria limpia, transparente, responsable y positiva, haciendo con ello honor a la confianza de los bonarenses en nuestra  institución municipal, lo cual queda demostrado con  la alta participación de los vecinos cada vez que somos convocados para elegir a nuestros representantes.

Desde aquel ya lejano 19 de abril de 1.979 en el que tomó posesión la primera Corporación Municipal de la actual etapa democrática hasta el presente 2.013, han pasado treinta y cuatro años celebrando nueve elecciones locales, estando al frente del consistorio nueve gobiernos municipales, el primero independiente- progresista y los ochos siguientes socialistas.

Son muchos los años transcurridos y las personas que han formado parte del Gobierno y Corporación Municipal de Bonares  y nunca ha ocurrido “ anomalías económicas” ni de otra índole, como las que tienen lugar en otros lugares.

En Bonares hemos  tenido muy presente el respeto a la regla que debe seguir la administración pública, siendo su principal referente el  no gastar más de lo que luego no puedas pagar.

Fruto de esta forma  de proceder ha sido la amplia y eficaz actividad desarrollada que ha redundando en beneficio de la población. Hecho este que está a la vista de todos y que se refleja en el buen nivel de equipamientos conseguido, la contribución municipal al fomento del desarrollo local, la aportación municipal a reducido el nivel de desempleo alcanzado, etc, propiciando todo ello disfrutar de un aceptable nivel de vista en nuestro pueblo.

Para poder contribuir como lo hemos hecho, ha sido un factor decisivo la gestión económica realizada durante tantos años en nuestro ayuntamiento por parte de los distintos gobiernos del  municipio.

Desde 1.979 a 2.012 han sido treinta y cuatros los presupuestos municipales elaborados y cerrados y todos ellos salvo el que corresponde al año 2011 se ha cerrado con superávit.

A esto cabe añadir los datos que aparecen publicados en Huelva Información de fecha 17 de Abril del presente año, donde se recoge el endeudamiento de las Ayuntamientos de la provincia de Huelva, apareciendo Bonares como uno de las de menor nivel de deudas. En concreto nuestro pueblo aparece con la cantidad de 684.000 euros, lo cual supone una distribución por vecino de  110.4 euros.

Si tenemos en cuenta que el pasado  ejercicio de 2.012 el gobierno municipal haciendo un control estricto del gasto, ha cerrado el presupuesto con un superávit de 875.935,31 euros, podía si así lo decidiera cancelar la totalidad de la deuda municipal, destinar el mismo al capitulo de inversiones  y con ello la creación de empleo u otros fines.

Nuestra tradicional forma de proceder en este ámbito ha  permitido pagar puntualmente los salarios y seguridad social de los trabajadores, abonar las facturas a los proveedores, mantener  adecuadamente las instalaciones, realizar las inversiones que  anualmente se programa y otras.

Hacer un uso adecuado de los recursos que los bonarenses, Estado, Junta de Andalucía, Diputación Provincial y otras ponen a nuestra disposición se llama responsabilidad y realismo.

Por el contra el numero de dirigentes irresponsable suele ser amplio, utilizando como justificante a su inadecuada forma de proceder la frase de “ si no se endeudan en exceso no pueden realizar las actuaciones que según ellas, el  municipio necesita a corto plazo”, lo cual tal y como se demuestra en nuestro caso no es así.

Lo que muchas veces sucede es que esta clase de dirigentes quieren que su paso por la administración sea recordado haciendo lo que no pueden, utilizando para ello el dicho de “tu haces lo que tengas que hacer, que ya otros lo pagaran”.

Esta clase de administradores públicos programan para cuatro años y luego ya se verá, en vez de hacerlo a corto, medio y largo plazo. Para nada tienen presente que una cosa  es querer y tener derecho y otra muy distinta poder llevarlo a cabo, salvo que se haga al precio y consecuencia que sea.

El no actuar de forma realista da como resultado la situación de asfixia económica que muchas administraciones ahora padecen y pasar a la queja y peticiones, para que otros les solucionen el problema que muchas veces ellas mismas se han creado.

Cuantas cosas adversas se podrían evitar si se actuara de forma razonable y responsable.

  •   Juan Coronel Martín

Deja un comentario.