Un verano complicado.

En esta ocasión y visto cómo está la situación para la clase dirigente que decide, poca o ninguna vacaciones debería de haber.

verano
.

"juan coronel"

Juan Coronel Martín

De  nuevo como cada año está con nosotros el verano. La estación donde los días son grandes y el astro rey se hace notar en demasía. Es también la época del año donde, las personas que pueden cogen y disfrutan de sus vacaciones.

Al margen de ello llega este nuevo verano, después de que los ciudadanos hayamos elegido a nuestros  representantes en los ayuntamientos y en la mayor parte de las autonomías del país, con la resaca que estos acontecimientos suelen dejar.

Ahora en pleno estío, respetando la voluntad de los electores y las reglas establecidas  en nuestro sistema democrático, toca formar los distintos gobiernos en los ayuntamientos y autonomías  y pasar  a arremangarse como vulgarmente se suele decir para encausar y solucionar los problemas que la mayor parte de los ciudadanos padecemos.

En esta ocasión y visto cómo está la situación para la clase dirigente que decide, pocas o ningunas  vacaciones debería de haber.

Nuestros ayuntamientos, comunidades autónomas y país en general, tienen objetivos urgentes que cubrir y esto no admite actuar de forma pausada aunque estemos en verano.

En estas últimas elecciones celebradas los ciudadanos en general con su pronunciamiento han dado un serio aviso a las instituciones que nos gobiernan.

Algunas personas se dicen extrañada del resultado electoral producido y otros ve lógico que así haya sido.

Algunos se sienten cansados y desilusionados con las medidas adoptadas, promesas incumplidas y trato recibido en los últimos años y es lógico que muestran su preocupación y protesta votando de la forma como  lo han hecho.

No señores dirigentes, los electores no se han equivocado con su voto, son ustedes los que una y otra vez lo vienen haciendo castigando reiteradamente con vuestras inadecuadas, decisiones a las clases  más débiles.

Según un reciente informe de Caritas ella sola atendió en 2014 a 2,5 millones de personas, a parte están las atendidas por Cruz Roja y otras O.N.G.

Dice la misma Cáritas en su informe que cerca de 2 millones de españoles no perciben ningún ingreso.

Por otro lado existen 800.00 personas que no tienen  tarjeta sanitaria.

Los desahucios siguen incrementándose.

El 22% de los hogares españoles están por debajo del umbral de la pobreza.

Según  la E.P.A  del primer trimestre  de 2.015 sigue existiendo más de cinco millones de parados.

El 42% de los parados de larga duración no perciben ayuda alguna.

El 50% de los jóvenes están  en paro.

Los salarios son un 40% más bajo que la media de la U.E. ect….

Resulta muy cómodo  para buena parte de los dirigentes que nos gobiernan. Junto con la clase acomodada, dejar correr la situación de crisis que atravesamos mientras que cada vez son más los ciudadanos que se ven afectados por ella y sin  perspectiva de salida.

No se puede seguir así, son demasiadas puertas las que se cierran y muy pocas las que se abren para muchas personas.

Está claro que querer es poder y ahora al inicio de este nuevo mandato en este verano de 2.015 tienen que demostrar que han entendido el mensaje y a partir de ahora van a desarrollar una política social y económica más justa y equitativa, de acuerdo con el sentir mayoritario de la población española.

Siempre se ha dicho que nunca es tarde si la disposición es firme  y decidida, así que señores representantes electos, asuman el dicho junto con su responsabilidad y pónganse a trabajar en la línea que demanda y necesita la mayoría de la sociedad.

                                            Juan Coronel Martín      

Deja un comentario.