Y las urnas hablaron.

Comienzo con este artículo mi colaboración con Bonares Digital, agradeciendo de antemano a su administrador la invitación que me hace y que acepto encantado y a tod@s vosotr@s que dedicáis un poco de vuestro tiempo a leer mis reflexiones. Allá vamos.

Manuel Garrido Domínguez.

Uno ve con el alboroto y la algarabía que el PSOE ha celebrado los resultados electorales de las autonómicas y se le viene a la cabeza los realitys del tipo Gran Hermano, cuando al expulsar a uno de los concursantes éste lo celebra con efusividad, y tú sorprendido de todo piensas “acaba de perder la posibilidad de ganar 50 millones de pesetas ¿y lo celebra así?…, ¿y los que se quedan lo hacen tristes?, ¿pero no era un concurso?”.

Algo parecido ha ocurrido en las elecciones andaluzas, el partido que pierde varios cientos de miles de votos, que por primera vez pierde unas elecciones en nuestra región, que se deja en el camino la friolera de ¡nueve! escaños lo celebra como si hubieran arrasado en las urnas como en otros tiempos. Y no sólo eso, sino que encima lo adornan con frases triunfales del tipo “no han podido con nosotros”, “los andaluces nos han vuelto a dar su confianza”, y entonces es cuando uno no termina de comprender nada.
Las urnas no han dado mayoría de gobierno a Javier Arenas y al Partido Popular, es cierto, pero no es menos cierto que las mismas urnas han derrotado a Griñán y al partido socialista, las urnas han dicho que NO lo quieren de presidente, y ojo al dato, puede volver a serlo por segunda legislatura sin haber ganado NUNCA unas elecciones.
Seamos realistas, las elecciones han sido un castigo a los dos partidos mayoritarios, a cada uno por un motivo distinto, pero el descontento general entre la ciudadanía con la clase política es evidente, incluso puede que existan razones para ello, pero no hay que olvidar que a ésta clase política actual les está tocando en suerte lidiar con una de las crisis económicas más duras de toda la historia, pero el hartazgo general es de campeonato y se ha demostrado en éstas elecciones. Aún así, parece que no queremos escuchar lo que las urnas nos han dicho.
El Partido Popular se ha dejado en el camino un gran número de votos que tuvo en las generales de noviembre, los ha perdido claramente por el miedo que se le ha metido malintencionadamente al electorado con las medidas tomadas por el gobierno central, y ahora  muchos podemos caer en la tentación de pensar que porqué no se esperó a que pasaran las elecciones para tomar medidas impopulares.
La respuesta está en que los dirigentes del Partido Popular han antepuesto la honestidad, el sentido de la responsabilidad, aún a riesgo de perder votos en las elecciones andaluzas y asturianas, y yo, que quieren que les diga, me siento orgulloso de pertenecer a un partido así, que antepone los intereses generales a los suyos propios, no hay nada más generoso que eso y los ciudadanos y ciudadanas de éste país más tarde o más temprano lo valorarán. Lo bueno de todo es que esos votantes que nos han faltado han preferido quedarse en casa antes de volver a votar al PSOE, quizás los hayan perdido para siempre.
El panorama que se nos presenta no es para nada sencillo, un partido minoritario decidirá qué tipo de políticas se aplican, es decir, ese partido “mandará” en nuestra comunidad, no va a tardar mucho tiempo en que los socialistas se den cuenta de que aún siguiendo en el poder, nada será como antes y ojo que la situación económica de la Junta parece ser que está a punto de explotar con una ristra de proveedores a los que se le debe muchísimo dinero y no van a aguantar mucho. No me cabe duda de que si el Partido Popular hubiese conseguido una mayoría de gobierno el 25 de Marzo, antes incluso de la toma de posesión, se hubiesen acelerado los acontecimientos y se le culparía de todos los males, tal y como ha sucedido con el gobierno central al que no es que no le hayan dado los cien días de gracia que se le da a todo nuevo gobierno, es que no se le dió ni una semana.
En clave local éstas elecciones han sido la constatación de que las cosas de un tiempo a esta parte están cambiando, y me apoyo en varios datos para sostener tal afirmación. Para empezar el electorado poco a poco va dejando de ser tan rígido, si miramos los resultados de elecciones anteriores a 2010, los resultados eran calcados independientemente de si se votaba en clave local, nacional o autonómico. Ahora no, los porcentajes de abstención, de pérdida de votos del PSOE con respecto a las últimas elecciones autonómicas de 2008 y la pérdida de votos del Partido Popular con respecto a las pasadas generales de noviembre son justo los mismos que se han dado en el resto de Andalucía, punto porcentual arriba o abajo. Ese es un dato muy positivo en mi opinión, cada vez hay menos personas “cautivas” de su voto y te puedes encontrar con suma facilidad gente que votan una vez una opción y en la siguiente otra distinta, dependiendo de lo que le interese en cada momento.
Después de pasado el tsunami azul provocado por el caos en el que nos tuvo metidos el anterior gobierno de Zapatero, el panorama ha cambiado, las elecciones de noviembre supusieron un antes y después modificándose los porcentajes históricos de cada partido. Si valoramos los nuevos números nos encontramos con que el PP en Bonares ha elevado su suelo de votos a más de mil y la diferencia con el partido socialista que históricamente estaba por encima de los 1.200 votos se ha reducido a la mitad, esos datos y alguna que otra consideración más son señales de que en unas hipotéticas municipales las distancias son cada vez más cortas.
Cada cual valora las cosas dependiendo del cristal con qué lo mire, uno siempre intenta ver las cosas con cierto realismo, aunque es complicado estando metido de lleno en un partido, y a lo que no hay que renunciar nunca es a hacer autocrítica y escuchar a las urnas con humildad. El marear las cifras, los datos una vez tomando como referencia los porcentajes, otra vez el número de votos, en otra ocasión comparando comicios distintos, todo ello buscando autocomplacencia sólo engaña a quién lo hace y es más que posible que se termine pagando esa arrogancia.

Hace unas semanas le preguntaron a Felipe González de qué se arrepentía de su etapa de político en activo, y la respuesta fue significativa, respondió que una de las cosas de lo que se arrepiente y si el tiempo volviese atrás no haría de nuevo fue infravalorar a su adversario político, menospreciar sus posibilidades de ganar. Con lo crueles que son las hemerotecas, hay que ser respetuoso con lo que se dice y cómo se dice, si no, se corre el riesgo que quizás algún día se te vuelva todo en contra. Hasta la próxima, Suerte.

Nino Bravo In Memoriam en Bonares.

Suscríbete a mi canal:

13 Responses to "Y las urnas hablaron."

  1. Manuel  2 Abril, 2012 at 20:57

    Manuel, ya hemos comentado en otra ocasión que el PP debe tomarse bastante mas en serio el tema de la comunicación y aprender del PSOE que en eso son auténticos maestros.

    Son capaces de vender una idea aunque ésta sea manifiestamente falsa, a base de repetirla hasta que no se puede más.

    Yo que no he vivido apenas 5 días de dictadura llevo escuchando desde que recuerdo lo de ¡cuidado que viene la derecha!

    No hay partido que tenga mas presente a franco y su época que los partidos de izquierda (tanto que el que parece que lo hecha de menos son ellos).

    Yo he conocido al PP gobernando en España y la verdad no se comió a nadie, todo lo contrario en términos económicos la mejor época y nos metió en el euro (gracias a Díos) porque felipe ya habia tirado la toalla.

    En esta campaña hablaban de recortes y de la reforma laboral, sin embargo no he visto en esta campaña una sola alusión por parte del PP de “su” Reforma laboral ni del Robo (porque lo considero así) de alargar la duración de la cotizaciones a la seguridad social, ni de la subida del IVA (mucho mas injusta que la del IRPF).

    En mi opinión el PP debe quitarse ese complejo y hablarle de tu al PSOE
    decirle que se dejen de milongas y comunicar al electorado la realidad

    Todos los gobiernos del PSOE terminan con el país al borde del abismo y salpicado de una corrupción apestosa.

    Saludos

    Responder
  2. Bonares.  2 Abril, 2012 at 21:49

    Al leer lo escrito por Manuel Garrido.
    A) Perdón que te lo diga Manuel, hablas más del PSOE que de tu partido.
    B) Creo que un buen político debe de hablar de lo que puede y va a ofrecer al ciudadano, al contrario tocarlo lo mínimo, esto también va por casi todos los partidos, no solo por el tuyo.
    C) Si algún día (que lo dudo) queréis gobernar en Andalucía debéis de quitar al cabeza de partido.
    D) Unas de las verdades que he leído en tu articulo es cuando hablas de Felipe González, eso es lo primero que vosotros hacéis.
    E) He visto muchos artículos del PP y habla más del PSOE que de vosotros.
    F) Lo del EURO, maldita la hora que nos metimos ahí, hay sido la ruina para el país.
    G) Etc, etc…………….

    Responder
    • Manuel  3 Abril, 2012 at 08:21

      A)B)E) El PSOE ha basado su campaña en que viene el PP y sus recortes, y programa poco.

      C) Es muy posible que tengas razón en eso, los partidos se empeñan en mantener a candidatos perdedores ( Arenas, Rajoy Rubalcaba), pienso que es un error.

      F) No puedo imaginarme la peseta en un entorno como el actual, estaríamos como en cuba, con una moneda oficial y todo el mundo comprando y vendiendo en dolares americanos. Ademas sin la disciplina que requiere el BCE ¿qué hubiera hecho el zp?, tendríamos una inflacción del 3000 anual, no hubieran tenido que pagar el salario dos o tres veces al día para no perder poder adquisitivo y eso al que tuviera trabajo porque muchos inversores se irían a paises mas estables sin riesgo de tipo de cambio, la deuda nos la compraría rita.

      G) etc etc

      Responder
  3. anoni  4 Abril, 2012 at 14:47

    Nos vamos a enterar los pobres y honrados Lo que vale un peine. Los de derecha (ricos ) o eso es Lo que se creen no van a tener problemas.

    Responder
    • Manuel  4 Abril, 2012 at 17:07

      Mucho rico ¿no te parece?

      Vamos a tener problemas los de izquierdas, los de derechas y los medio pensionistas.

      Responder
    • manda webos  7 Abril, 2012 at 18:49

      ¿Yo me pregunto a quien se le puede decir hoy día que es rico, yo viéndome a mi que he estado parado durante 4 meses por culpa de esta maldita crisis cuando nunca me ha faltado curro) diría que muchos de las personas del actual equipo de gobierno si que se les puede decir que lo son, con esos sueldazos que a mi la verdad no me cuadran y que hoy día casi nadie es capaz de ganar y lo peor de todo esto es que encima todavía sacan tajada a eso de dividir a la gente entre ricos y pobres cuando en realidad y si catalogáramos a la gente de esta forma muchos de ellos estarían en el grupo de los ricos y que paradoja verdad ellos estarían en el grupo de los malos, por favor un poco de seriedad que se dejen ya de esas cantinelas que llevamos escuchando toda la vida y que no sirven mas que para malmeter y confrontar a la gente con una realidad que no es para nada la que se da a día de hoy, hoy el verdadero enemigo es el paro, muchas veces pienso que de verdad les gustaría ver un panorama así de confrontación entre ricos y pobres para que las barbaridades que dicen cobraran sentido, me parece repugnante y lamentable jugar de esa manera y de forma tan persistente con temas que son tan delicados y todo eso solo para aferrarse al poder, me parece lo mas ruin del mundo, creo que si en España no hubiéramos estado durante 40 años de cruel dictadura el PSOE ha día de hoy para estas elecciones habría tenido escasos argumentos para defender su candidatura a la junta después del panorama desolador de paro, y los numerables espectáculos de lamentable corrupción y sobre todo del modelo de amiguismo que ha construido en toda Andalucía durante 30 años para que la gente afín al PSOE se conviertan en los actuales ricos a los que ellos mismo critican.

      Responder
  4. Manuel  7 Abril, 2012 at 20:38

    Estoy completamente de acuerdo contigo.

    Desde que tengo uso de razón llevo escuchando la misma cantinela.

    Franco, Ricos, Derechona etc.

    Yo lo único que conozco aquí es PSOE y la verdad ya me da hasta un poco de vergüenza que los andaluces no nos hemos propuesto cambiar aunque se por probar ¡coño!, a ver que tal.

    Yo se lo achaco a dos factores:

    1º.- El PSOE lleva 30 años cantando la cantinela y eso se nota, la tenemos tan adentro que es difícil de sacar de la cabeza.

    2º.- El PP que es la única alternativa real, no consigue quitarse el complejo de la cancioncita.

    Hay que ser riguroso en el discurso y cercano a los votantes y sobre todo no permitir que el PSOE se apropie del lenguaje (que a mi juicio lo ha hecho a la perfección).

    Saludos

    Responder
    • Mª Dolores Robles  11 Abril, 2012 at 14:19

      En esto coincido contígo Manuel ” hay que ser rigurosos en el discurso y cercano a los votantes”, yo creo que el PP en las distancias cortas gana mucho, cuando en campaña se sale a la calle, es muy grato comprobar que la gente se siente cómoda con el grupo popular, no se acercan a ellos por temor ni por agradecimientos, se acercan esperanzados; pero sin embargo, el lenguaje que usa el PP no es el mismo que usa el PSOE, los primeros intentan explicar las cosas y lo intentan hacer en términos correctos, sin mentiras, sin medias-verdades, sin muchos adornos, sin insultos, sin referencias bíblicas, se dirijen a personas que saben escuchar y entender lo que escuchan, que saben discernir lo que es verdad y lo que es fanatísmo, por eso pienso que el mensaje del PP no llega a todos.
      Pido por favor que nadie se sienta ofendido porque no es la intención, es que no sé expresar de otra manera lo que quiero decir.

      Responder
  5. Manuel  11 Abril, 2012 at 23:37

    Cuando me refería a rigurosos en el discurso tenía en mente dos cuestiones:
    1.- Ser sinceros, coherentes y correctos
    2.- Rigurosos con los que no lo son, no hay que permitir que otros utilicen mentiras, tópicos y otras milongas.

    En cuanto a la cercanía, lo considero fundamental, hay que combatir esa imagen que tenemos de estirados señoritingos tecnócratas, sobre todo por que es falsa por necesidad.

    hay que saber llegar a todos, porque todos los votos suman.

    Es el pp el que tiene que hacer el esfuerzo por hacerse entender no los votantes por entenderlo

    saludos

    Responder
    • RochPEPAé  12 Abril, 2012 at 11:10

      Os recuerdo a todos que las gaviotas son carroñeras y las rosas tienen espinas.Un saludo.

      Responder
      • Manuel  12 Abril, 2012 at 13:29

        ¿que quieres decir?

        Responder
        • RochPEPAé  12 Abril, 2012 at 19:02

          En nuestro pueblo hay un refrán que dice:en todas partes cuecen habas,traducido,todas las personas traemos en nuestro código de barras una forma de ser por la cuál nos comportamos,algunas solemos ver la botella medio llena y otras medio vacía y solemos arrimarnos al partido que más se asemeja a nuestra mentalidad, mas no todos somos altruistas hasta el punto de trabajar por los demás,estos otros suelen acercarse a los partidos solo para conseguir un objetivo predeterminado y son estos los que echan a perder los partidos,esto no se pude evitar pues cuidan muy mucho de dar algunas pistas de su intención y cuando llegan a un puesto en el cual puede aprovecharse le sale su verdadera identidad.Ya ves que no hablo de nadie en particular al contrario estas personas para mí son basura aunque comprenda que en el mundo quepamos todos.Espero haber resuelto la incógnita que te generó mi comentario.Un saludo

          Responder
  6. Manuel  13 Abril, 2012 at 10:19

    Mi padre solía decirme “hay gente pa to”.

    De tu otro comentario creí (seguro que equivocadamente) que querías decir

    que todas las gaviotas eran carroñeras y todas las rosas tenían espinas.

    Esto que dices es una verdad como un templo, creo que en todas las organizaciones (partidos políticos, empresas, administraciones publicas ong´s etc.) existen dos tipos de comportamientos, uno “grupal” de todos sus miembros y que viene marcado por ese código de barras al que te referías antes y otro particular (cada individuo y sus actos particulares).

    Ninguna organización puede asegurar que no se le cuele un golfo.

    Lo que si debe poner cuidado es que el comportamiento como organización (grupal), de una respuesta adecuada a esa amenaza como grupo que representan esos comportamientos individuales no alineados con la organización.

    No creo que las gaviotas sean (en su mayoría) carroñeras, (alguna/s habrá) ni las rosas tengan (en su mayoría) espinas (que alguna habrá), lo que me parece mas importantes es que tengan determinación y la capacidad para excluirlas.

    Saludos

    Responder

Deja un comentario.