Científicos de la UHU hallan en Bonares un microcrustáceo de hace 5 millones de años.

El equipo del catedrático Francisco Ruiz estudia un enclave de Bonares que en aquella época estaba bajo el mar






El equipo de investigación del Departamento de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Huelva (UHU), dirigido por el catedrático de Paleontología Francisco Ruiz ha descubierto una especie que vivió en el litoral onubense en el plioceno, es decir, entre hace 4 y 5 millones de años. Se trata de un microcrustáceo del que otras especies han llegado hasta nuestros días.

La sección de Bonares se encuentra ubicada en el kilómetro 8 de la carretera comarcal A-5001, que une las localidades de Bonares y Lucena del Puerto, en la provincia de Huelva.

Los expertos han destacado, tras la realización del estudio, que esta nueva especie encontrada vivió en los sedimentos arenosos de un medio infralitoral, sometido a la acción de tormentas y de ocasionales flujos de aguas dulces.

El hallado por el equipo en Bonares lleva por nombre Cyprideis civisi y ratifica que la línea de costa se encontraba en aquella época mucho más al norte de lo que está en la actualidad. El hallazgo confirma una vez más la naturaleza del litoral y, por lo tanto, de la geografía de la provincia en aquel entonces, así como la más que notable evolución que ha tenido.



LA COMARCA DEL CONDADO ERA FONDO MARINO EN LA ETAPA DEL PLIOCENO

El hallazgo se ha producido en un enclave entre los municipios de Bonares y Lucena del Puerto y se encuentra dentro de lo que los geólogos y paleontólogos conocen como la formación Arenas de Huelva, todo un registro de sedimentos que permite leer buena parte de la evolución de la provincia. De esa formación se han realizado diferentes estudios, uno de ellos a la altura de la plaza de toros de la capital, así como en las localidades de Moguer y El Rompido, entre otras.

El crustáceo u ostrácodo hallado es una de las especies de un tipo de microcrustáceo muy extendido, como es el caso de la variedad miocyprideis italiana. El encontrado en Bonares posee un tamaño aún más pequeño de lo que es habitual y se caracteriza por una gran ornamentación externa, es decir, en sus valvas.

La formación Arenas de Huelva es la que ofrece información sobre la situación geológica de la provincia durante el plioceno. Presenta una macrofauna de unas 300 especies y una microfauna que se acerca al millar. El enclave bonariego tiene superpuesta una capa denominada formación Arenas de Bonares, constituida por 30 centímetros de arenas rojizas.

Por las huellas que presenta este microcrustáceo, era alimento para moluscos. El estudio realizado por el equipo dirigido por el exrector de la Onubense Francisco Ruiz, fija asimismo otra serie de interesantes datos. Uno de ellos es que la temperatura media en aquel entonces era algo superior a la actual. La otra aportación es que el microcrustáceo descubierto habla de una superficie infralitoral de un máximo de profundidad de 30 metros. El mapa realizado por los investigadores señala que hace unos 5 millones de años, la línea litoral de la provincia dejaba bajo las aguas la inmensa mayoría de la comarca del Condado. Esa línea iría buscando la actual cuanto más al oeste nos vayamos, aunque en ningún caso se encontraría con el litoral de hoy en día. De este modo, la capital también estaría en el fondo marino si la historia diera un vuelco y retrocediera 5 millones de años.

Deja un comentario.