Ganar como nunca para perder como siempre.

El pasado día 25 de Marzo, el PP ganó por primera vez las elecciones en Andalucía pero no consiguió la mayoría suficiente para gobernar en solitario en el arco parlamentario.

Sebastián Pérez Coronel.

Ese día muchos dirigentes de ese mismo partido se indignaban e insultaban a muchísimos andaluces que no habían creído en su proyecto, muy alejado de lo que realmente harían si gobernasen. Tachaban a los andaluces de Analfabetos, golfos, ladrones, basura…por no confiar en su partido, esa es la mentalidad de una derecha, parecido más propio y razonable a la reacción de los ultras fascistas de los equipos de fútbol.
Entonces según ellos, en Andalucía somos todo eso que nos han dicho porque hemos votado una salida a la crisis desde la Izquierda, ¿qué esperaban después de los recortes, mentiras y la reforma laboral llevada a cabo por su partido?. La lógica es aplastante, la ciudadanía es soberana e INTELIGENTE , si me apuran más aún la andaluza que siempre nos hemos rebelado contra las injusticia. Una vez más hemos demostrado que nadie nos engaña, que no somos partidarios de los recortes en derechos sociales mientras en las altas esferas políticas se acomodan puestos de lugar en importantes empresas multinacionales. No queremos el copago sanitario, que no es tal sino un REPAGO por algo que ya previamente hemos pagado, prefiero que mil persona vayan al médico sin necesitarlo pero no que una que realmente lo necesite se quede sin ir por no tener recursos, como ya pasa en comunidades gobernadas por ellos. No queremos recortes en educación, que es el único arma del pueblo para luchar contra el poder que nos quieran imponer.

No queremos esa reforma laboral, por injusta, insolidaria e ineficaz. No podemos, al menos los jóvenes, terminar de estudiar y emigrar durante años de una empresa a otra en contratos de no más de un año en prácticas cobrando 300 €, no queremos el despido GRATIS, porque estaremos sometidos al poder de los empresarios. No queremos la eliminación de los convenios, que iguala la fuerza de los proletarios con la fuerza de los empresarios. No queremos que un empresa porque un trimestre no ingrese en sus cuentas lo misma cantidad que el anterior trimestre, pueda despedir a los trabajadores.
Esas son, para mí, las claves de la derrota electoral del PP en Andalucía y Asturias. Esas unidas junto con la ineficacia del señor Arenas, ese que fue el primer tránsfuga de la Historia de Andalucía, el que se opuso al Estatuto de Autonomía que hoy nos pone a la cabeza de España, ese que en un Hotel de Madrid leía tranquilamente un periódico mientras un limpiabotas le limpiaba los zapatos. Ese que cuando no gana en Andalucía, ni tan siquiera en su pueblo, se marcha a Madrid dejando a sus electores abandonados. Si su partido nunca se ha cansado de insultar a nuestro pueblo, llamándonos “gallinas del pita pita”, que nuestros niños daban clases en el suelo, que tenemos un acento de risa….
Luego, después dentro de 4 años, nos pedirán el voto después de insultar a todo un pueblo andaluz, que no es analfabeto, ni somos basura, ni estamos subvencionados, simplemente somos humildes y sabios.
Sólo puedo decir algo, me siento orgulloso de Andalucía, y no sólo porque la izquierda gobernará en Andalucía.

9 Responses to "Ganar como nunca para perder como siempre."

Deja un comentario.