Política, que para eso tengo una experiencia de 19 años luchando por y para el Socialismo.

0
92

"psoe"

.

Mar Infantes Barroso.
Mar Infantes Barroso.

¿De dónde vengo? Vengo de una “Casta” de jornaleras y jornaleros de la vida, de señoras y señores socialistas, que vivieron y trabajaron para ofrecerles a sus generaciones futuras una vida mejor, de la que ni ellas ni ellos pudieron disfrutar. Cuando jóvenes, acudiendo a mítines socialistas, guardando folletos y banderas republicanas; durante los años de guerra y postguerra sufriendo en la intimidad el calvario que todas y todos los españoles padecieron, por el bien de sus hijas e hijos. Callados, ocultos, resignados a trabajar como fuera y en las condiciones que fueran, decididos a seguir adelante a pesar de todo lo pasado y lo futuro. En sus hijas e hijos, en sus nietas y nietos, sembraron la semilla de la esperanza de una vida en libertad, justa e igualitaria. De ahí vengo.

¿Dónde estoy? Estoy bajo mínimos, como la mayoría de las españolas y españoles. Mujer, sobradamente preparada intelectualmente, lo que mi familia siempre había soñado para mí, pero no rentable para la sociedad que actualmente estamos viviendo. Mi familia, sin querer queriendo, tanto de manera innata como adquirida, me inició en la defensa de la justicia, de la igualdad y del bien común. Por eso soy una persona que busca esos principios por encima de todas las cosas, pero no a costa de muchas otras. El socialismo quiere la libertad, la igualdad, y la justicia por encima de todas las cosas, pero no a costa de muchas otras. Hay que saber siempre dónde está el límite, y no llegar a los extremos, que al final trae problemas, y muy graves. Por eso sigo pensando en Socialismo. No en las y los que se hacen llamar socialistas para beneficio propio a costa del beneficio social. No confundáis Socialismo con Individualismos, hay que saber diferenciarlos; tener capacidad de diferenciarlos. Como dijeron en el programa de “Salvados”- no se trata de quitar las manzanas podridas del cesto, sino cambiar el cesto para que las manzanas no se pudran-. Una vez quitadas las manzanas podridas (las y los corruptos, el individualismo), hay que cambiar el cesto (la estructura política y democrática de nuestro país). No hay que romper ese cesto y hacer uno nuevo, a eso se le llama extremismo, y nunca se sabe qué consecuencias puede tener. Se trata de cambiarlo, renovarlo, para hacerlo mejor. Y sigo bajo mínimos, pero aunque llore por no haber podido ver el Sol,  las lágrimas no me impedirán nunca que yo siga viendo las estrellas. Aquí es donde estoy.

¿A dónde voy? Hacia un futuro enigmático, incierto, del que espero que nunca se convierta en el pasado, porque los extremos nunca fueron buenos. Memoria para las y los que no tienen memoria: II República Española, extrema derecha y extrema izquierda en pugna por el poder, conclusión Guerra Civil; Alemania años 30, una gran crisis económica, parecida a la que estamos viviendo, partido Nazi; en principio, socialismo extremo y luego en el poder, extremismo y conservadurismo nacional; conclusión: II Guerra Mundial. Vuelvo a la misma frase “que las lágrimas de tus ojos no te impidan ver la belleza de las estrellas”.  Que la situación que estamos viviendo actualmente; y en ella me incluyo, pues no soy una espectadora, soy una practicante, no te impida analizar con razonamiento lógico el papel que puede tomar muchos de los nuevos pensamientos, que están naciendo y creciendo en nuestra sociedad, alimentándose de nuestra difícil situación económica, política y social. Ese es mi papel, y de muchas y muchos de mis compañeros socialistas, demócratas y republicanos; el de sacar las manzanas podridas, el de cambiar y renovar el cesto, el de no romperlo para hacer otro que puede ser mejor o peor, el de seguir adelante, pase lo que pase, luchando activamente o en silencio según me permita mi circunstancia, la que me ha tocado vivir.

Soy una Indignada, me siento Indignada, soy una Política, me siento una Política, soy una Socialista, me siento una Socialista. Y como tal me indignan los abusos de corrupción, en política, en la banca, en la iglesia….; me indigna que la o el multimillonario sea ahora más multimillonario en plena crisis; me indigna el nacimiento de los extremismos como solución al problema. Soy una Indignada, y seguiré luchando por mis principios, por mis valores, por una vida en igualdad de oportunidades.

Por las y los que lucharon por una sociedad mejor, por las y los que consiguieron una sociedad mejor y se las robaron, por las y los que queremos cambiar y renovar, y por el futuro que vendrá. Por todas y todos necesitamos más que nunca pensar que se puede cambiar a mejor, por eso sigo pensando en SOCIALISMO.